Aunque no hay fecha de apertura, el “Chrysler”, famoso rascacielos ícono Art Deco de casi cien años, tendrá un mirador completamente nuevo en el piso 61.

Por ElDiarioNY

La Comisión de Preservación de Monumentos Históricos (LPC) aprobó por unanimidad la propuesta del propietario del edificio, RFR Realty, de crear una plataforma de observación con paredes de vidrio que estará abierta al público.

Junto con la firma de arquitectura Gensler, RFR presentó visualizaciones del mirador y detalles de sus planes el martes en una reunión de videoconferencia con LPC, informó New York Post.

El edificio, ubicado en 405 Lexington Av entre las calles 42 y 43, tiene 77 pisos. La cubierta se ubicará en terrazas que rodean la planta 61, justo por encima de las iconográficas águilas plateadas que sobresalen de la torre en cada esquina.

Un representante de RFR contactado declinó hacer comentarios sobre un cronograma para la terraza.

Todo es parte de un regreso a los días de gloria de la Chrysler. La torre una vez tuvo el Cloud Club en sus pisos 66 a 68, que se abrió en 1930 como un bar clandestino en la era de la prohibición del alcohol.

Cuando esta torre se inauguró en 1928 fue el edificio más alto del mundo, pero sólo durante 11 meses, pues fue destronado por el Empire State Building.

RFR compró el famoso edificio frente al terminal ferroviario Grand Central en marzo de 2019 por $150 millones de dólares, un precio muy bajo para un rascacielos. El anterior propietario mayoritario, el Consejo de Inversión de Abu Dhabi, pagó $800 millones por en 2008.

“Veo el edificio como una bella durmiente: necesita ser despertado y revitalizado”, dijo el año pasado el cofundador de RFR, el alemán Aby Rosen, en una entrevista exclusiva, insinuando que esperaba resucitar una versión del palacio de fiestas privadas Cloud Club.

Rosen también dijo que quería traer de vuelta una plataforma de observación. La última, denominada Celestial, cerró en 1945 después de unos 15 años de funcionamiento en el piso 71. También ha expresado interés en abrir restaurantes, comercios minoristas y un salón de comidas.

Durante la reunión de LPC el martes, RFR y Gensler describieron cómo la restauración y la creación de la plataforma de observación agregarían paneles de vidrio de 8 pies de alto en las terrazas sur y norte, modificarían las puertas existentes para hacerlas accesibles al público, y quitarían y reemplazarían ventanas.

Para ganar el apoyo de los comisionados, RFR y Gensler se esforzaron por demostrar que las paredes de vidrio de la plataforma de observación serían prácticamente invisibles desde el nivel de la calle.

Cuando el edificio fue vendido el año pasado se dijo que podría pasar de ser una torre vieja de oficinas a un hotel moderno y de lujo. Pero no hubo más novedades al respecto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí